José de Dios Quintero Patiño

Noticias locales, regionales y nacionales

Golpe a Golpe

 

 Gerente del Hospital Local se quedó sin facultades para contratar

La mayoría que tenía el gerente del Hospital Local, médico Saúl Hernández, en la Junta Directiva de esa institución pasó al lado del alcalde Robinson Manosalva, lo que condujo a que dejaran al gerente sin facultades para contratar.

    Según una fuente de alta credibilidad el mandatario local logró la mayoría en la Junta Directiva a través de una maniobra política al ofrecer un reajuste salarial a determinado empleados, lo cual llevó a que una parte del sindicato se confabulara con el mandatario local para tratar de darle una zancadilla al gerente del Hospital Local.

Concejales que se pasaron a la coalición del alcalde no dan explicaciones

    Callados y guardando un bajo perfil se encuentran los concejales Jhonny Jiménez y Marcela Peña, después de que pasaran a hacer parte de la nueva mayoría de esa corporación.

   En las redes sociales y a través de las emisoras de esta ciudad Marcela Peña y Jhonny Jiménez, direccionaban una serie de ataques al alcalde Robinson Manosalva y este a la vez hacia los mismos, tratándolos de corruptos como un mecanismo de defensa.

   Por ello la comunidad espera que estos dos concejales salgan a los medios de comunicación y digan que los llevo a cambiar de forma repentina; de atacar a la administración municipal a pasar a defenderla. En los corrillos políticos se vocifera que la mermelada en esta oportunidad hizo efecto y que los criterios de ética y pulcritud de los dos corporados pasaron a segundo plano… 

Agua si hay, y ¿porque no llega a los usuarios?

    En Aguachica, la llamada segunda ciudad del Cesar, el problema de la falta de agua potable es un problema de nunca acabar, a pesar que el actual alcalde durante su campaña política y después de haberse posesionado en su cargo seguía afirmando que en la bocatoma del acueducto si había agua suficiente para llevarle a los usuarios con continuidad.

    En varias oportunidades afirmó que lo que pasaba era que algunos funcionarios se estaban robando el agua, pero después de 14 meses en el cargo como alcalde la problemática de la escasez del preciado líquido es cada día mayor.

    Hay una leve esperanza de que el suministro de agua se mejore en un bajo porcentaje, gracias a los trabajos contratados en el gobierno del anterior gobernador Franco Ovalle y del alcalde de esa época Henry Alí, que en la actualidad están en ejecución, y que para fortuna Robinson Manosalva, le puede aliviar en parte su responsabilidad de llevar agua a los usuarios de la ESPA, pero para cumplir su palabra de agua las 24 horas del día, es muy difícil, aunque no imposible si se tiene al frente del municipio un verdadero ejecutivo que deje de estar siempre con las frases trillados que “yo si me amarro Los pantalones”, “que los que no están a mi lado son corruptos”. En Aguachica necesitamos un alcalde conciliador y que se dedique administrar y gestionar a nivel departamental y nacional para resolver los problemas del municipio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *