EDITORIAL

Decencia y gestión

     En las pasadas elecciones del 2019, nuestra ciudadanía creyó en palabras y propuestas que buscaban el respeto y la reconciliación, la unión, la equidad, la lucha contra la corrupción, el sentido de pertenencia, la oportunidad y protección de la mano de obra calificada y no calificada, junto con el desarrollo integral del municipio de Aguachica.

     Hubo un candidato que se autoproclamó independiente, social, sin jefes políticos, y muchos ciudadanos creyeron en él; después de electo, muchos intentamos contribuir a que se construyera una gestión que le diera respuesta a los grandes retos sociales de la ciudad y el sector rural. Sin embargo, luego de casi año y medio de gobierno, la ciudadanía y las instituciones públicas, privadas y publico-privadas del orden local, regional y nacional reconocen y ven en el mandatario local indolencia, improvisación, falta de gestión, y lo más grave, mentiras recurrentes. A esto se suma una actitud de superioridad, vanidad y prepotencia que asume que antes de él todo estaba mal, con la que pretende justificar la arbitrariedad y el desacierto de sus actuaciones. Y no reconoce que el municipio va para atrás y se está retrasando a pasos agigantados y no se ve una luz de esperanza ni a corto, mediano o largo plazo.

    La mentira y el irrespeto por todo y por todos ha sido su forma populista de hacer política, antes y ahora como gobernante electo.

     Ante este desolador panorama presente, y ante la ausencia inexplicable de los organismos de control y vigilancia y otros niveles de gobierno, hoy más que nunca es necesario hacer un frente común de la sociedad civil para defender a Aguachica; en la que participen las organizaciones sociales, la academia, las empresas, los grupos políticos responsables, y lo más importante, la ciudadanía, para hacerle una exigencia a la alcaldía municipal: no más mentiras, no más improvisación, no más indolencia, no más soberbia. Exigimos un liderazgo público decente, honesto, responsable y competente que esté a la altura del momento histórico trascendente que vivimos como humanidad y como sociedad. El alcalde no parece entender que el liderazgo exige experticia, responsabilidad y sentido social y de región.

     Señor alcalde, Aguachica es un municipio que merece respecto y para ello usted debe tener mesura para evitar que sus actuaciones continúen salidas de contexto. Es el momento de recomponer el camino y al fin tomar el timón de este barco que desde que usted llego a la alcaldía se encuentra a la deriva.

     Alcalde bájese de ese pedestal que está utilizando para desprestigiar con sus babosadas a las personas de bien por el simple hecho de no compartir su forma de pensar, basta ya, Colombia vive momentos aciagos, llenos de dolor y tristeza por un paro que en 10 días ha dejado una veintena de heridos, muertos y danos millonarios en la infraestructura nacional y todo porque un gobierno tozudo pretendía imponer una reforma tributaria lesiva hasta con los muertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *