74adef66-e56e-4e9c-b964-6162b93f8228
40471b1b-7f4a-43eb-83de-b838864c1a01
415086d9-6b2b-4f7c-8035-f3d3302f119e
cd817689-bb62-4217-bf27-207870239b10
ae615c42-46f8-41f7-b5fb-401fa27e8df4
851d3db5-9e32-401f-b756-bc1e8d2001a5
21230f69-fc05-471e-9118-c004e602d18a
previous arrow
next arrow

José de Dios Quintero Patiño

Noticias locales, regionales y nacionales

Arnulfo Vásquez Orjuela nos habla de su época dorada como cajero de Los Chiches Vallenatos

La música es su pasión, sin embargo, en los últimos años la vida para este percusionista ha estado marcada por duras pruebas, que como él dice, gracias a Dios ha superado

     Nacido en Aguachica en el año 1964, hijo de Don Luis Enrique Vásquez Quiñones, quien fue un consumado tamborero que ponía los cueros al sol a esperar que se secaran para que tuvieran el temple necesario y poder hacer las cajas que Arnulfo en ese entonces de cuatro años, tocaba sin imaginarse aún, que su vida estaría marcada por la genialidad de sus manos al golpear tan sonoro instrumento insigne de la música vallenata.

Su padre lo llevaba a las presentaciones en tarima y casetas en donde conoció a los Hermandos López, Emilio Oviedo y Los Betos, quienes fueron marcando su gusto y estilo musical.

    Su juventud fue la de un muchacho normal, amiguero, conquistador, hasta ese momento había otra pasión, el fútbol, deporte en el que se destacaba y compartía con sus amistades, esta vez golpeando una pelota para hacer un pase, sacar un tiro de esquina y en el mejor de los casos anotar un gol, todo era ganancia.

    Pero como en el juego de la vida nada está escrito, en uno de sus andares llegó con un amigo a un estadero en Aguachica donde había un grupo vallenato al que le faltaba el cajero, le pidieron el favor de acompañarlos, pero tímidamente pensó que no sería capaz, quienes asistían al evento sabían de sus dotes para la percusión por eso lo animaron y al final aceptó reemplazar al músico faltante. Luego en ocho días recibió una invitación para tocar en un evento en el Bosque del Agüil, posteriormente fue invitado a tocar a municipios cercanos como Gamarra, y así comenzó a escribirse su historia.

     Su llegada a Los Chiches Vallenatos, esta agrupación que desde 1987 y los noventa conquistó con sus temas a Colombia y a varios países, se dio por el reconocimiento que fue adquiriendo como percusionista, lo invitaron a participar y le dijeron «te quedas aquí con nosotros», para ese tiempo iniciaron los viajes a nivel nacional, el reconocimiento empezaba, pero como él mismo dice, siempre mantuvo la humildad y los pies sobre la tierra, mensaje que le envía a todos los músicos e intérpretes de las nuevas generaciones.

    Con Los Chiches estuvo cerca de veinte años, se presentaron en México, Estados Unidos, Paraguay, Argentina, Perú, Ecuador, Panamá, Nicaragua y Aruba.

    Aclamados por el público, las personas cantaban al son de éxitos como Ceniza fría, Tierra mala, Quédate Conmigo, Te lo Pido a Gritos, Entre El Cielo y La Tierra y muchos temas más.

    Recuerda con gratitud al vocalista Amín Martínez y a todos los músicos que hicieron parte de esa agrupación referente que marcó y sigue vigente como parte de la historia de la música tradicional vallenata en Colombia.

   Como anécdota recuerda un agasajo que les brindó la propietaria de varias estaciones de radio en Paraguay, país en donde sus ciudadanos adoran el vallenato, allí la anfitriona destacó el comportamiento de todos los integrantes y el profesionalismo de ellos.

   Sin embargo, los constantes viajes en avión, largas horas en bus, comer a deshoras, dormir hasta altas horas de la madrugada por presentaciones y demás compromisos le fueron pasando factura a Arnulfo, situación que se complicó al dejar a Los Chiches, sumado a ello la imposibilidad de recibir un sueldo estable por la falta de trabajo lo que trae consigo penas, recuerdos y otras vicisitudes que se agobian en momentos difíciles.

La pruebas de la vida

    Hace cinco años le diagnosticaron una insuficiencia renal crónica, actualmente debe realizarse cinco recambios al día cada tres horas, todo esto lo hace en su humilde vivienda ubicada sobre la carrera 12 con calle 7 de Aguachica, allí vive con su señora madre Fanny Orjuela de Vásquez y su hermano Medardo Vásquez Orjuela.

    A las afueras de su casa vende desde tempranas horas alimentos fritos y café para obtener recursos que lo ayuden a mantener económicamente su proceso de recuperación y para los gastos diarios del hogar, afirma que la atención con su EPS para la unidad renal ha sido oportuna y satisfactoria.

     Dice que como en muchos casos, los músicos no cuentan con una estabilidad en seguridad social y pensión, también ha tocado puertas en Acinpro, la Asociación Colombiana de Intérpretes y Productores Fonográficos, en donde no ha recibido una respuesta positiva de apoyo debido a la alta tramitología para acceder a algún beneficio.

    Con la pandemia las cosas se agudizaron, recibió un alivio durante tres meses gracias a un subsidio de 160 mil pesos y un mercado de los entes nacional y departamental, que para ese entonces menguaron el hambre y las necesidades básicas.

    Por su condición de salud, no puede realizar trabajos pesados, debe cuidarse estrictamente en la alimentación, comer bajo en sal, no beber mucha agua, no ingerir embutidos, queso, suero o leche para evitar complicaciones con sus riñones, pero a pesar de todas estas contraindicaciones, dice que de forma responsable consume alguno de estos alimentos al menos dos veces al mes.

    Hoy Arnulfo Vásquez Orjuela, a pesar de vivir estos episodios, es un hombre fuerte, de buen semblante, conversador con los vecinos de su sector y las personas que lo reconocen y con quienes comparte recuerdos y temas del quehacer diario, utiliza su bicicleta de vez en cuando para movilizarse y quizá todas estas vivencias en su pueblo, con su gente y su familia, lo mantienen vital y con ganas de seguir luchando por su vida y sus seres queridos.

     Por esta razón a este hijo de Aguachica, baluarte de la música y de la historia artística de nuestro municipio, hace un llamado a todos los buenos corazones a manifestarse con cualquier apoyo que le pueda servir en su proceso para la recuperación de su salud, así como la manutención propia y la de su humilde casa, a los interesados en colaborarle a Arnulfo pueden comunicarse a su número de teléfono en donde lo puede contactar al 3183525805.

Fotografías de Arnulfo en presentaciones y eventos sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *