Por Héctor Manuel Lozano H. (PANCHO)

    Haciendo un alto en el camino, analizando con mucha franqueza y responsabilidad, el tiempo nos está demostrando que nuestros gobernantes no se han esmerado lo suficiente para que  el municipio de Aguachica-Cesar se desarrolle, con estrategias que busquen mejorar sus condiciones socioeconómicas, tales como, por ejemplo: sus indicadores socioeconómicos e instrumentos de planificación para identificar las principales oportunidades que se podrían colocar en práctica, para el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes y de la infraestructura en su territorio.

     Es el momento de diseñar una Hoja de Ruta que busque potencializar el desarrollo de nuestro territorio, señalando los proyectos como los beneficios ambientales, económicos y sociales que traerán a la región y las posibles alternativas de financiamiento para que se hagan realidad. Se deben implementar una serie de acciones enmarcadas en un nuevo modelo de gestión integral, que nos entregue una serie de herramientas eficaces al municipio y a la región, a sus líderes y gobernantes para que podamos planificar con un crecimiento sostenible, incluyente y competitivo; estructurar y financiar proyectos detonantes del desarrollo, y ejecutar obras de infraestructura multiplicadoras del bienestar social y económico y protegiendo el medio ambiente.

     Es hora de colocar en práctica la planificación territorial con su intervención desde la administración pública, dirigida a ordenar los modelos económicos y sociales de un territorio. Con ella, se definirán programas y proyectos estratégicos con los que se buscara cumplir con los objetivos y metas deseadas. En esta priorización y selección de proyectos con participación de la ciudadanía, es fundamental considerar en primera instancia las necesidades y prioridades del territorio y su población, para la asignación de recursos y medios de producción disponibles.

     Con el fin de identificar las necesidades y prioridades de Aguachica, se debe construir una metodología de identificación y priorización de oportunidades de crecimiento para impulsar su desarrollo sostenible. Dicha metodología se debe estructurar en algunos componentes como: análisis del contexto, análisis de indicadores socioeconómicos y mesas técnicas de discusión. Lo anterior nos permitirá conocer el panorama socioeconómico del municipio de manera detallada y objetiva, para determinar sectores con oportunidades clave para impulsar su desarrollo integral.

    En cuanto a los sectores a tener en cuenta o priorizados encontramos entre otros, el Desarrollo Urbano: Este sector resulta clave dentro del desarrollo sostenible de Aguachica, en razón a sus altos índices de necesidades como podríamos mencionar la necesidad de mejorar el déficit cualitativo y cuantitativo de vivienda, fomentar la construcción y mejoramiento equitativo de equipamientos sociales (especialmente educación, salud, recreación, cultura y deporte). El sistema vial terrestre urbano que es incipiente y deficiente, especialmente en materia de infraestructura y servicio de transporte público. Oportunidades de mejora y optimización en cuanto a la calidad y continuidad en la prestación del servicio de acueducto y saneamiento básico, entre otros temas más.

    Nuestra propuesta está encaminada en realizar un plan de inversión bien estructurado con proyectos que dinamicen el desarrollo y que pueden ser financiados a través de fuentes de recursos como créditos de redescuento, regalías, cofinanciación, la cooperación internacional, Asociaciones Público-Privadas (APP), entre otros. Es el momento de empezar a construir esa ruta hacia el desarrollo sostenible y que mejore la calidad de vida de todos los Aguachiquenses. Hay Esperanzas.

Artículo anteriorSe Acabó el Recreo
Artículo siguienteEntre Ingrid y Piedad hay una Teodora

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí