SE ACABÓ EL RECREO

YA SOMOS DOS AGUACHICAS

 Por Óscar Hernán Pallares Ropero

    Yo crecí creyendo que Aguachica es un nombre bonito, sonoro y único. También escuchando a muchos que era un nombre desafortunado porque con solo pronunciarlo estamos aceptando la desgracia de tener una población sometida a racionamiento de agua hasta de 40 días. Pero, sobre todo, crecí seguro de que era un nombre único en el universo entero para una ciudad.

      Hasta cuando mi abuelo Manuel Dolores (Lolo) Ropero y mi tío Luis Ropero, convidados por su amigo Julio Téllez se hicieron colonos en el departamento de Arauca, por allá en la década del 50 del siglo pasado y fueron pioneros de un asentamiento en el municipio de Arauquita y que por la procedencia de la mayoría de sus habitantes inicialmente llamaron Aguachico.

     Hoy ya no es un asentamiento sino un poblado, y me parece que hasta corregimiento del municipio de Arauquita departamento de Arauca, y su nombre dejó de ser Aguachico para denominarse Aguachica.

    De manera que ya somos dos Aguachica en el territorio nacional. Quien quiera su posición geográfica es Latitud: 6.88422, Longitud: 71.5199.

       Así que cuando nos refiramos a Aguachica, la tierra morroca, o desde otra parte del mundo enviemos correspondencia o encomiendas, debemos especificar que es del departamento del Cesar, no sea que vayan a templar a Aguachica, Arauca.

     Ha crecido tanto que tiene un colegio de más 500 de estudiantes; ofrece todos los grados desde preescolar hasta once, denominado Institución Educativa Aguachica con página en facebook https://www.facebook.com/IEaguachica/ y con una gran actividad académica, social, y formativa.

     La historia debe reseñar que Aguachica, corregimiento del municipio de Arauquita, departamento de Arauca, fue hecha ciudad por visionarios morrocos que se aventuraron a conseguir futuro por esas tierras araucanas.

     Desde acá le deseamos que nuestra ciudad hermana en Arauquita, Arauca, siga progresando y haciendo todo lo posible para que sus habitantes tengan trabajo, bienestar, convivencia y siempre mejor futuro.

PRIMER RECREO: Buenos vientos empiezan a soplar para la escuela Alfonso López. En audiencia pública con el señor Contralor General de la República, gerencia Valledupar, dos funcionarios de la alcaldía municipal (un profesional Universitario de la oficina de Obras y la secretaria de Educación), la Personera municipal, y yo como rector del colegio Jorge Eliécer Gaitán, se consiguió el compromiso de la Secretaría de Educación Municipal de acometer unas reparaciones de la escuela por una cuantía de 17 millones y un poco más de pesos. Es una miserabilidad, pero nada había antes de la audiencia.

     El otro hecho relacionado con el cierre de la sede Alfonso López por 30 meses fue la Audiencia llevada a cabo por el Tribunal Administrativo de Valledupar en ocasión de la Acción Popular interpuesta por el abogado Fraid Segura abogando por el derecho a clase presenciales seguras y dignas de los niños de las escuelas Antonio Nariño y Alfonso López. Los jurídicos de la alcaldía alegaron no tener competencia para atender el caso y los de la secretaría de educación alegaron que la alcaldía tenía que corresponder con el arreglo de las escuelas. En resumidas cuenta el problema jurídico no se solucionó y la Magistrada debe darle curso al proceso. Entre tanto los niños siguen sin escuela.

SEGUNDO RECREO: Venciendo todas las humillaciones, maltratos, calumnias y ninguna atención a los colegios por parte de la administración, la comunidad educativa se apresta a desfilar el 7 de agosto como gesto de coadyuvar al éxito de la celebración de las fiestas patronales morrocas organizadas por el Imdrec.

CACHADERA DE CLASES: A las tres de la tarde del 7 de agosto entrega el mando el presidente que según los expertos será difícil de superar el mal gobierno. Inicia una nueva era administrativa, a cuyo gobierno le auguro que acierte y no desconcierte a sus electores. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.