Inicio Editorial Aguachica se merece una campaña a la alcaldía libre de confrontaciones verbales...

Aguachica se merece una campaña a la alcaldía libre de confrontaciones verbales agresivas y difamatorias

183
0

Hace cuatro años la campaña política que se realizó en Aguachica para llegar a la alcaldía, fue una de las más sucias de la historia política de este municipio.  Durante el tránsito de ese debate electoral que todos esperábamos que fuera con altura y propuestas programáticas serias y realizables, se dio una violencia verbal, acusaciones y montajes alejados de lo que debía ser un proceso democrático libre de odios y controversias inútiles y dañinas.

En esa campaña se afectó la dignidad, la honra y la imagen de los candidatos y nos mostró algo supremamente desagradable: en vez de ideas, en vez de programas, lo que hicieron fue poner en entredicho la imagen de un municipio que venía de superar una desagradable época de violencia por la presencia de grupos armados al margen de la ley, que dejó un saldo triste y amargo de pérdida de vidas valiosas.

Aprovechando que la Iglesia Católica a través de la  Conferencia Episcopal lanzó una invitación para que se haga una campaña “libre de insultos, mentiras o difamaciones” cuyo objetivo es el de evitar enfrentamientos que desvíen la atención de los electores, buscando empañar la campaña, exhortamos a los candidatos y a quienes conforman sus equipos de campaña, a que sigan el camino correcto, que dediquen su campaña a mostrarle a los aguachiquenses sus programas de gobierno y decir lo que realmente van a desarrollar para sacar a Aguachica del atolladero en que se encuentra y superar los graves problemas que la aquejan y que todos conocemos.

El mensaje de los obispos católicos es que “los candidatos deben propender por un proyecto común de país, para “terminar con los vicios de la política y la corrupción, y trabajar por el respeto y la defensa de la vida”. Ese llamado de la Iglesia ya comenzó a tener eco en muchas regiones del país y uno de los candidatos que manifestó su apoyo uniéndose a la recomendación de la Iglesia Católica fue el exsenador Mauricio Aguilar quien aspira a ganar la gobernación del departamento de Santander.

Los candidatos al primer cargo del municipio de Aguachica también deben aceptar la invitación de la Conferencia Episcopal, seguir el ejemplo de hacer una campaña libre de insultos, mentiras y difamaciones y, sobre todo, hacer un pacto de cero agresiones verbales.

“El gran reto que tenemos los ciudadanos es utilizar un lenguaje alejado de expresiones de odio, rabia y rechazo por aquellos que piensan diferente. Es necesario todo esfuerzo por llevar a cabo una contienda electoral de buenas propuestas y el bien común”. Aseguró el candidato a la gobernación de Santander, Mauricio Aguilar.

La Conferencia Episcopal también exhortó a los diferentes candidatos a gobernaciones, alcaldías, asamblea y concejos, a que adelanten sus campañas propositivamente, que estén a la altura de los ideales que caracterizan el ejercicio político.

En Aguachica no queremos que las campañas políticas se conviertan en un trampolín, un escenario en el que se vuelva a repetir lo de hace cuatro años dentro de un marco de irrespeto, intolerancia y odio, ya estamos aburridos, cansados de esas cantaletas de depredación verbal, de exacerbación de los ánimos que son utilizadas como sucias argucias para atraer y obtener el voto de la mayoría de electores, el voto se gana con propuestas y no con cizañas o Argucias.

Sabemos que el debate, la controversia política, el ejercicio democrático, tendrá sus diferencias ideológicas a la hora de que cada candidato exprese libremente en sitios públicos sus propuestas y programas de gobierno, pero todo eso se debe mantener dentro de un marco de alto grado de respeto, igualmente es conveniente que las campañas eviten la utilización de personas acostumbradas a agitar suciamente el  escenario político exacerbando los ánimos desde la radio, la prensa escrita, las redes virtuales o con la utilización de pasquines y montajes agresivos y denigratorios.

Es horrible que, por diferencias políticas e ideológicas, por seguir y preferir a determinado candidato, se pierda o deteriore una valiosa amistad de muchos años. “Quien pasa por alto la ofensa, crea lazos de amor; quien insiste en ella, aleja al amigo” Proverbio 17.9.

Esperamos que en esta oportunidad en donde algunos ofensores y ofendidos de la pasada campaña política se han unidos en torno a algunos candidatos, prime el respeto, el sentimiento de consideración y aprecio, para que el resultado no sea crear enemigos irreconciliables después de la contienda electoral. Los ciudadanos que de verdad quieren un cambio verdadero para Aguachica, que ya están hartos de alcaldes que se gastan el presupuesto en pagar durante sus cuatro años de gobierno a quienes invirtieron y financiaron sus campañas, sin solucionar los graves problemas que afectan a la comunidad, deben en esta oportunidad analizar profundamente a quien le van a entregar con su voto la confianza de dirigir y administrar con acierto el municipio. No caer nuevamente en el cuento de las buenas intenciones con esbozos de programas que no van a resultar reales, sino una panacea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here