Inicio Deportes Aguachica sigue excluida, por voluntad propia, del cuadro de honor de las...

Aguachica sigue excluida, por voluntad propia, del cuadro de honor de las sedes de los Juegos Deportivos Social Comunitarios, por la Paz y la Convivencia, Brazo de Mompox

187
0

Por Gloria Saldaña Astorga

Con representación en voleibol y baloncesto, la segunda ciudad del Cesar hará presencia en la XXVI edición de los Juegos del Brazo de Mompox como se le conoce popularmente al evento de integración regional que el próximo año cumplirá 30 años de existencia.

El Banco, Magdalena, por tercera vez, es el anfitrión de las justas deportivas que se iniciaron ayer en el municipio ribereño.

Como es tradicional, y la mayoría de las veces más por el deseo propio de un puñado de deportistas que por la voluntad de los gobernantes de turno, Aguachica asiste a la cita deportiva y comunitaria que a lo largo de su historia ha tenido como sede 21 municipios de Bolívar, Magdalena, Cesar e incluso Norte de Santander. Irónicamente Aguachica nunca ha acogido dichos juegos. El por qué, es una pregunta sin contestar por parte de quienes les corresponde, aunque algunos han respondido sin convencer, lo que han dejado entrever es el desinterés por un certamen regional que cuenta con el respaldo de Coldeportes Nacional y del que Aguachica podría sacar muchos dividendos.

Otra más directa, y que quizá aclare el panorama, es la respuesta de quienes están al frente de la organización de las justas: falta de voluntad política, y yo le agregaría una muy personal: ausencia de visión y proyección de la ciudad región como algunos suelen llamar a este terruño.

Si se tienen en cuenta los municipios que han sido sede desde 1990 cuando por primera vez se realizaron los juegos en Mompox, el 90% se podría decir que no cuenta con el potencial económico, social y de infraestructura de la segunda ciudad del Cesar, y aun así no han declinado el honor de ser anfitriones de unas competencias, que como su nombre lo indica, son de carácter comunitario e integracionista que propende por la convivencia pacífica.

Incluso, cuatro de nuestros vecinos del sur del Cesar han asumido el reto: La Gloria (1992 y 2003), San Martín (2004), Tamalameque (2008 y 2014) y San Alberto (2015), además de otro municipio más al norte, Bosconia (2017).

La segunda ciudad en importancia en el Cesar se apresta a cumplir 271 años y salvo los eventos que congregan a miles de personas en torno a las fiestas patronales aún no ha logrado realizar uno masivo en el ámbito deportivo que congregue a unos 350 deportistas como es el caso de los juegos en mención a los que asisten 34 municipios con representación en 20 disciplinas deportivas, incluidos los deportes autóctonos.

En ese contexto, la pregunta elemental es qué se requiere para postularse, y la respuesta muy simple: infraestructura deportiva y aporte económico. Con lo primero se cumple, y no es necesario entrar a detallar los escenarios con los que cuenta la ciudad. Por fortuna, con lo segundo también, y no es descabellado decirlo sin ser el ordenador del gasto o quien maneja las arcas del Municipio puesto que la inversión sería de aproximadamente $200 millones.

No faltarán quienes opinen que el presupuesto del IMDREC es tan exiguo que se iría todo en los juegos, pero nada más alejado de la realidad cuando se hace gestión.

Hay que confiar en que el o la gobernante del próximo cuatrienio cuyo nombre se conocerá en cuatro meses no le continúe negando la oportunidad a Aguachica de ser protagonista de los Juegos y dejar de ser un convidado de piedra pues a pesar del potencial deportivo que existe en el Municipio el apoyo institucional a la hora de asistir a competencias de esa magnitud resulta risible.

Como en la actual, la participación casi siempre se realiza en una o dos disciplinas porque el apoyo para la representación local no se presupuesta y en repetidas asistencias los deportistas han tenido que costear el transporte y buscar uniformes prestados porque es mayor el deseo por competir e integrarse.

La tarea para quien llegue a ocupar el primer cargo en importancia es retadora si se desea proyectar a Aguachica como destino turístico, comercial, social, cultural y deportivo a partir de una oferta de eventos que la posicionen como verdaderamente una ciudad región.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here