Inicio Sociales ‘El Bigotes’: la historia del vendedor de tintos

‘El Bigotes’: la historia del vendedor de tintos

407
0
Don Ismael degusta a cientos de habitantes con su delicioso café.

Por: Karen Yiceth Pedroza Vega

Suena la alarma a las 4:00 de la mañana y don Ismael Arias Ascanio se levanta de su cama para organizarse y salir a trabajar. Una hora y media después ya tiene listo el sabroso ‘tinto’ y chocolate con los que degusta a cientos de aguanchiquenses hace más de 20 años.

Alrededor de 50 cuadras diarias camina ‘El Bigotes’ como es conocido popularmente y vende diariamente por las calles de Aguachica 24 termos de café, chocolate y aromáticas; acompañados de comestibles como pan y galletas.

El carisma y el buen sentido del humor que le impregna a su trabajo ha hecho de don Ismael un hombre exitoso, pues a punto de la venta de tintos ha subsistido y ha logrado sacar adelante a sus hijos.

Ismael Arias es un abreguense quien hace más de 40 años llegó a Aguachica en busca de oportunidades. Tras intentar en diferentes labores encontró en la venta de tintos su propósito de vida: darle color a los días de los habitantes de la tierra ‘morrocoyera’ con sus deliciosas bebidas.

La tarea de este hombre de 60 años no es nada fácil, en el día realiza dos largos recorridos; no obstante, es en las instalaciones de la alcaldía donde vende, desde hace 15 años, la mayor parte de sus productos, pues los funcionarios de cada dependencia esperan a que ‘Bigotes’ llegue con su venta para tomarse un tinto y descansar cinco minutos de sus labores diarias.

Cabe destacar que, a nivel internacional, Colombia es reconocido por ser un país productor de café. Sin embargo, ya no se trata de una bebida, podría hablarse de una “pócima” que despeja, despierta, calienta, hace parte de los negocios, la charla insustancial, la meditación, el ensueño y de hasta el mismo silencio.

Ya sea formal e informalmente, Aguachica también vive de la venta de tintos; pues como don Ismael, hay decenas de personas que se dedican a la incansable labor de alegrar la vida de sus habitantes con una deliciosa tacita de café.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here