Inicio Opinión Insegura, sin agua y sin empleo

Insegura, sin agua y sin empleo

495
0
Por: Marcos Gómez Calderón
Economista
Magister en Gobierno y Políticas Públicas
Twitter: @mgomez190

Aguachica es catalogada como la segunda ciudad en importancia (después de Valledupar) en el departamento del Cesar, con más de 100.000 habitantes, con potencialidades productivas, empresariales y de capital humano por explotar, con un presupuesto anual de aproximadamente 100 mil millones de pesos según datos de la Contaduría General de la República (el cuatrienio seria alrededor de 400 mil millones de pesos), con posibilidad de desarrollo dado a su zona de influencia compuesta por los municipios del sur del Cesar, de Bolívar y parte de los Santanderes que asciende a 500 mil habitantes y definida como un territorio de “paz”.

De acuerdo a la anterior descripción, se podría inferir, que es un municipio que goza de ventajas favorables y que a partir de una buena gestión que incluye al sector público y privado como a la comunidad en general, el desarrollo y las oportunidades estarían al servicio de los morrocoyeros. Sin embargo, las bondades o características descritas no han sido explotadas de la mejor forma ocasionando estancamiento en el aparato productivo del municipio, causando que el desempleo sea cada vez más alto y las oportunidades de acceso a las empresas (las pocas que existen), tanto públicas, como privadas, no sean suficientes para cubrir las necesidades de los ciudadanos, por lo cual, muchos buscan nuevos horizontes y mejores circunstancias, causando que el capital humano (profesional-no profesional) emigre de la ciudad.

Así mismo, la problemática que por muchos años ha aquejado al municipio y que ha sido la propuesta insignia de cada candidato a la alcaldía, pero que solo han quedado en palabras, aun no tiene solución, esta problemática es el agua, actualmente este preciado líquido llega a las casas de los aguachiquenses cada 15 días (por no decir más), por lo cual un gran número de los habitantes del municipio tienen que comprar agua para su uso diario y los que no tienen recursos para esto, no les queda más que resignarse hasta que el agua llegue a sus hogares; pero eso sí, la factura llega puntual a cada una de las casas en Aguachica. Me pregunto, ¿qué pasa con la gestión de nuestros gobernantes, es tan difícil solucionar ese tema, no es posible a través de la oferta institucional del gobierno nacional poder acceder a recursos con el fin de solucionar esta problemática que tanto aqueja a la ciudad? A gestionar gobernantes, a gestionar.

Por último y no menos importante que los anteriores párrafos, Aguachica ha estado inmersa en una ola de inseguridad, donde los asesinatos, los hurtos, la delincuencia común han estado haciendo de las suyas y las respuestas de las autoridades no han sido suficientes para controlar este flagelo. Por eso, es importante que las autoridades locales actúen de forma eficaz y rápida y junto al apoyo departamental y nacional (esto a través de la gestión) se pueda intervenir y lograr acciones que generen tranquilidad en la comunidad y no dé espacio a la delincuencia.

Finalmente, en este año electoral, deben primar los intereses colectivos y no los individuales, debe primar lo que más le convenga al municipio, y sobre todo que genere soluciones a las problemáticas que presenta el municipio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here