Inicio Opinión Se Acabó el Recreo

Se Acabó el Recreo

126
0

La calidad de la educación nunca será mejor que la calidad de sus maestros

Por: Óscar Hernán Pallares.

No hace mucho, el alcalde, el cura, el maestro y el juez eran los personajes más prestantes de los municipios. A la fecha, ninguno conserva la prestancia, unos por méritos propios y otros, por oficios de otros. Entre estos últimos los maestros.

Uno de los principales deformadores de la imagen del docente es el gobierno nacional. Ha sido tanta su saña contra el gremio, tanta, que ha conseguido que algunos sectores de la sociedad lo vean como un cuerpo parásito, que no trabaja, gana varios sueldos, no le da oportunidad a otros que aspiran al cargo, cobra mucho por ir solo unas horas al colegio, vive de permiso en permiso, entre otros cargos.

Esta situación tiene que corregirse. ¡Basta ya de tanta saña!
El maestro merece respeto y un país sin maestros no es viable. Así lo ratifica el último informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, por sus siglas en inglés), donde se muestra que la mejor manera de conocer si una sociedad es atrasada es conociendo como trata a sus maestros. A mejor trato, mayor es el desarrollo económico, educativo, cultural, social y político de dicho Estado.

Ya que el año entrante Colombia entrará al club de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en que la embarcó Santos, es interesante leer el Informe Pisa de dicha organización denominado “Cómo tratan a los profesores los países con mejor educación”. Nada que ver como lo tratan en Colombia.

El informe analiza a Corea del Sur, Estonia, Finlandia, Vietnam y Japón. En Vietnam, en los primeros días de trabajo del profesor le preguntan por los objetivos que quiere alcanzar en su carrera. ¿Quiere trabajar en primera línea con niños y adolescentes?, ¿o disfruta más investigando y desarrollando técnicas y metodologías educativas? Entonces, junto con el director de la escuela trabajan para estructurar la carrera del maestro sobre la base de sus preferencias. El maestro es base.

En Estonia, los salarios han subido fuertemente durante los últimos años y la autonomía que tiene el maestro para aplicar métodos de enseñanza hacen de la carrera docente una de las más codiciadas.

El pago de bonos adicionales, la flexibilidad de ascender profesionalmente y la idea de enfrentar retos hacen muy atractiva la tarea de enseñar en Japón. En Corea del Sur, el alto estatus social de los profesores combina estabilidad, buenos salarios y un proceso de admisión riguroso. En Finlandia, el maestro sí tiene prestigio.

¿Qué tienen en común esos países? Andreas Schleicher, fundador del Informe Pisa y director de Educación de la OCDE respondió: “La calidad de la educación en un país nunca será mejor que la calidad de sus maestros”.

Los países con buena educación invierten mucho en educación y en especial en los maestros. Hacen atractiva la profesión, atraen a las personas más talentosas ofreciéndoles una carrera llena de retos, así como buenas condiciones de trabajo.

De acuerdo con la OCDE, “en general, los países que mejor aparecen en el Informe Pisa les pagan a los maestros salarios que superan el ingreso per cápita y algunos -como Corea del Sur, Alemania y Hong Kong- ofrecen salarios extremadamente competitivos”.

¿Entonces cuál es la saña contra los profes de Aguachica?

PRIMER RECREO: En un país gobernado por fanáticos de los juegos bélicos y donde muchos creen que invertir en cultura es botar la plata, es mucho decir que un alcalde como Henry Alí no les crea ese cuentico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here