Inicio Opinión SE ACABÓ EL RECREO

SE ACABÓ EL RECREO

85
0
Por: Óscar Hernán Pallares.

EL PUESTO DE MANDO UNIFICADO NO ES UNA NECEDAD: ES UNA NECESIDAD (I)

       En el principio del tiempo un automóvil era ensamblado por una sola persona. Pero vio el hombre que no era bueno. Entonces el chasis fue llevado a hombros a cada punto donde estaban las siguientes piezas. Pero entendió el hombre que lo podía hacer mejor. Decide llevarlo en una cinta trasportadora.   Eso fue lo que se llama aún la revolución Ford. Se producen más carros y lo pueden disfrutar más personas en menos tiempo.

     Uno nunca será todos.

    De igual manera se construye la solución a una emergencia o crisis sobreviniente.

     Con un responsable a cargo y un grupo de personas competentes y con facultad para decidir en su campo de acción. Eso es lo que se conoce desde los inicios de la humanidad como Puesto de Mando Unificado (PMU).

     El PMU es una figura flexible, pro témpore, en la cual, según cada tipo de emergencia, se prioriza que las personas y entidades de mayor capacidad y experticia realicen sus funciones al mando de las operaciones de atención. Está dirigido por la primera autoridad del municipio, o del departamento, o de la nación, según el territorio de competencia.

     El PMU se establece para: Coordinar a los organismos y entidades de socorro y apoyo y velar por el adecuado cumplimiento de normas y procedimientos preestablecidos; establecer y coordinar un centro de comunicaciones interinstitucionales; solicitar a las autoridades de Policía, del Ejército y otras que aíslen, acordonen y mantengan desalojadas las zonas que se requieran; iniciar las operaciones de identificación, clasificación y seguimiento de las víctimas. Coordinar con la red hospitalaria los protocolos a tener en cuenta.   Informar oficialmente a los medios de comunicación sobre la evolución de la crisis y las medidas que se adopten y conformar y poner en operación el Centro de Reacción Inmediata entre otras, muy generales.

      Eso para casos de emergencia por terremotos, derrumbes, terrorismo, etc. Graves pero no de la magnitud mundial y nacional como la que se está viviendo. Hay que dimensionarla en su gravedad. Esta emergencia no es solo de prevenir, curar, y enterrar algunos muertos a causa del Covid-19. Es de unas consecuencias que en cuatro años no se mitigarán del todo. Todo gobernante debe estar preparado para ello.

      Pero más trágico es el hado en Aguachica. Durante la estancia del virus se requiere mucha agua para mantener las manos limpias, cosa que acá no se tiene.

Por eso es la insistencia de que se conforme un PMU. Los problemas que generará el covid-19 serán tantos que para atenderlos muchos son pocos.

     Resumo los más importantes y urgentes:

    Trayendo a tierra morroca (95.000 hab.) la econometría nacional del INS (Inst. Nal. Salud), acá podrían haber 7600(8%) afectados en su pico más alto. De ellos, 6000(80%) con afectación leve; esto implica que sea responsabilidad de la alcaldía su atención. Los otros serán competencia del segundo nivel hospitalario. Puede no haber ninguno, pero en simulación se espera lo más.

      Cada habitante debe tener agua en sus casas para prevenir el contagio. La gente que vive del día a día debe contar con el sustento diario para que el hambre no los tire a la calle en busca de comida. Todos los negocios no pueden cerrarse; la distribución de alimentos debe garantizarse; el delincuente no se confina. Si prever la atención de estas situaciones no es poca cosa, agréguele el desempleo reinante y el que vendrá; la quiebra de los pequeños negocios, la inseguridad, etc que se debe seguir atendiendo post-covid-19.

     Si los mandatarios lideran y coordinan este Puesto de Mando Unitario pro témpore podrán atender las obligaciones propias del cargo así como las de la emergencia, y dejará preparados unos escenarios post.covid-19 menos agresivos que los que vaticinan los expertos. Si todo sale bien, los aplausos son para ellos, pero si se descontrola la situación, ahí le quedan los del puesto de mando unitario en quienes resguardarse.

      Si se necesitan que muchos hagan algo (montar unas piezas) para ensamblar un pinche carro, para afrontar una emergencia, y de las magnitudes que hoy se vive, nadie, solo, podrá afrontarla con éxito. A quien lo intente la humanidad lo recordará como el héroe que dejó de serlo porque fracasó en el intento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here