Inicio Opinión Se Acabó el Recreo

Se Acabó el Recreo

156
0

Para que el cuento coreano no vaya a ser un cuento chino

Por: Óscar Hernán Pallares.

Hace unos meses el señor alcalde anunció que había tenido conversaciones con una empresa coreana que estaba dispuesta a poner en funcionamiento el acueducto municipal con servicio 24 x 7 (24 horas diarias los 7 días de la semana), que no se privatizaría la empresa ESPA y que no se tendría que poner un peso por parte del municipio o la empresa para que ello fuera así. No se volvió a hablar del asunto y los periodistas preguntaron poco sobre el tema. Hasta esta semana que apareció un exfuncionario del municipio con ganas de ser candidato a la alcaldía y removió el tema.

Roberto Lince anunció que estuvo en el ministerio de hacienda (¿En representación del municipio? ¿Motu proprio?) escuchando el cuento de los coreanos sobre la solución que tenían para resolver el asunto en comento. Fue más explícito, pero esta vez los oyentes de la emisora nos quedamos con muchas preguntas por hacer sobre tema tan sensible para los aguachiquenses. Alcanzó a mencionar que el esquema propuesto por los coreanos es “llave en mano” y repitió lo dicho ya por el alcalde.

Como en reiteradas ocasiones los aguachiquenses han determinado que no aceptan la privatización de la prestación del servicio del agua, es bueno que se explique ampliamente la propuesta para que no vaya a ser que el cuento coreano resulte ser un cuento chino. En primer lugar, se debe profundizar en qué consiste la modalidad de contrato de “llave en mano”, sus ventajas, sus desventajas y la conveniencia y oportunidad del mismo para el objeto de tener agua en nuestras casas 7X24.

Empiezo yo. El contrato “llave en mano” o “turnkey contract”, o “package contract”, “design and build” o “design constructor”. En francés se usa la expresión “clé en mains” y en alemán “schlusselffertig”. Este tipo de contrato también es conocido internacionalmente por las siglas EPC (Engineering, Procurement and Construction), es aquel en virtud del cual un contratista se obliga ante la entidad estatal contratante, a cambio de un precio, a concebir, construir y poner en funcionamiento una obra o proyecto determinado. El contrato “llave en mano” a diferencia del contrato tradicional, implica la celebración de un solo y único contrato realizado entre el cliente y el contratista. Es decir, se contrata con una misma persona el diseño como la construcción de una obra en un sólo proceso conjunto. Juntar dos procesos licitatorios en uno solo, ahorra tiempo y costos de transacción, lo que facilita la ejecución más rápida de estos procesos, y por ende ayuda a acelerar los desembolsos. No obstante, esta ventaja se ve gravemente afectada por la alta probabilidad de que el “contrato llave en mano” elimine la competencia. Así lo explica un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, BID (“Ventajas y riesgos de contratos llave en mano”.

https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/6006/Ventajas%20y%20riesgos%20de%20contrato%20llave%20en%20mano.pdf?sequence=1&isAllowed=y%20):

“Otro elemento importante a considerar es que esta modalidad de contratación “llave en mano” suele restringir la competencia y, consecuentemente, traducirse en precios de contratación mayores, en la medida que se concentran en un único contratista suministros y servicios (incluyendo consultorías) que suelen ser prestados por empresas de perfiles diferentes. Por lo anterior, dice el estudio del BID, las aparentes ventajas del uso de contratos llave en mano, ya citadas, deben sopesarse debidamente con las desventajas que este tipo de contratos representa”.

Dice el BID que La modalidad “llave en mano” es en general inadecuada (precios para el mandante mayores que en la opción que se dispone de un diseño) para la contratación de trabajos de complejidad baja o media, con incidencia importante del rubro “mano de obra”. Son ejemplos típicos y representativos de esta situación la construcción y rehabilitación de redes fijas de infraestructura” como el acueducto de los morrocos.
En Colombia la legislación civil ni la pública se refieren en a esta modalidad contractual como contrato típico. Pero en el imperio del Principio de la autonomía de la voluntad de las partes y por especial remisión que hace el estatuto contractual del Estado a las normas civiles ante la ausencia de vacíos, esta modalidad contractual tiene cabida en la legislación colombiana. (J. Armas Velásquez).

Por lo que esa es la propuesta de contratación para optimizar el servicio de agua que se va a mover en esta campaña electoral para la alcaldía de Aguachica, se hace necesario que todos empecemos a estudiarla a profundidad para que no nos cojan con los pantalones abajo y poder hacer una ponderación cierta entre ventajas y desventajas de la misma.

PRIMER RECREO: En el gran debate por los Bonos Carrasquilla los defensores del ministro de Hacienda centraron la defensa en demostrar que no había cometido ningún delito penal. Es probable. Pero por más esfuerzos que hicieron no pudieron desvirtuar que sí cometió un “delito ético”. No lo castiga el código penal pero sí debe hacerlo el código de comportamiento con los bienes públicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here